Domingos: 10am (EN) | 12pm (ES)

¡Permanece!

¡Permanece!

“Aunque un ejército poderoso me rodee, mi corazón no temerá. Aunque me ataquen, permaneceré confiado” (Salmo 27:3)

__

Permanecer es una palabra fácil de decir y hasta de entender, permanecer es simplemente, mantenerse; pero llevarla a la práctica es mucho más difícil. Como joven ¿cómo permanecer fiel a Dios cuando todo por lo que crees se derrumba delante de ti y tú no sabes qué hacer? ¿Como creer en Dios cuando tus padres han perdido su trabajo siendo ellos el único sustento del hogar del cual tu eres parte? ¿Como permanecer en los caminos del señor donde jóvenes estudian y trabajan para poder colaborar y de esa manera sentir que alivian la situación tan difícil que están viviendo y que cada vez se vuelve más real? ¿Como hacerlo cuando un familiar o tu mismo eres diagnosticado con una enfermedad que la medicina no puede curar? ¿Como hacerlo cuando ves a una persona querida fallecer y tu pensar que todavía no era su tiempo?

¿Me pregunto, como siendo yo una joven puedo permanecer fiel a Dios en circunstancias como estas? 

Las palabras del salmo 27 versículo 3 fueron escritas por el rey David. Como la biblia relata sabemos que a David intentaron matarlo varias veces, que vivió como exiliado, que fue perseguido por ejércitos y peleo en muchas batallas. Está claro que su vida estaba en constante amenaza de muerte, aun así, es admirable y hasta insólito que David se sentía seguro. Él sabía y había experimentado la grandeza y el poder de Dios. Es por eso que no importando nada de lo que pasara, dijo “permaneceré confiado”.

Dios tenía poder en los tiempos de David, pero el aún tiene poder, pues la biblia dice que él es el mismo ayer, hoy, y siempre y que en el no hay mudanza, ni sombra de variación. Así que, si Dios salvó, sanó y proveyó en aquellos tiempos, también lo hará en estos tiempos que estamos viviendo.

Permanecer bíblicamente yo lo definiría como no claudicar en tu llamado, no dejar que tu fe desmalle, no empoderar las mentiras del enemigo, y sobre todo no dudar del poder, el amor, la gracia, y la soberanía de nuestro Dios.

“Hace mucho tiempo echaste los cimientos de la tierra y con tus manos formaste los cielos. Ellos dejarán de existir, pero tú permaneces para siempre; se desgastarán como ropa vieja. Tú los cambiarás y los desecharás como si fueran ropa. Pero tú siempre eres el mismo; tú vivirás para siempre” (Salmos 102:25-27)

Cuan lindo es nuestro Dios. El versículo no dice que Dios permanecerá o que permaneció, sino que el permanece. Esta hablando en presente, nuestro presente. Es tiempo de permanecer en días de tristeza, de dolor, de sufrimiento y de escases. Sea cual sea la situación, Dios permanece. Así que yo te reto a permanecer y veras como Dios obrará a tu favor.

¡Recuerda Dios permanece, hazlo tú también!

Añade tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *